miércoles, 22 de febrero de 2012

¿Debe enseñarse la no-dualidad a los niños?

*
Interlocutor: ¿Debe enseñarse a los niños el tipo de desapasionamiento que Maharaj nos enseña?

Nisargadatta Maharaj: No. Si se hace eso, ellos no tendrán ninguna ambición de crecer más; ellos deben tener ciertas ambiciones, ciertos deseos, para su propio crecimiento.

El que se ha investigado plenamente a sí mismo, el que ha llegado a comprender, no tratará de interferir nunca en el juego de la consciencia. No hay ningún creador con un vasto intelecto como tal; todo este juego tiene lugar espontáneamente. No hay ningún intelecto detrás de él, de manera que no trate de imponer el suyo para provocar algún cambio; déjelo en paz. Su intelecto es un producto subsecuente de este proceso, de manera que, ¿cómo puede su intelecto hacerse cargo o evaluar toda la creación? Investigue su sí mismo; éste es el propósito de su ser.

La espiritualidad no es nada más que comprender este juego de la consciencia — trate de descubrir lo que es este fraude buscando su fuente.

Nisargadatta Maharaj, citado en el libro «La Consciencia y lo Absoluto», página 17 del siguiente archivo en PDF (351 KB, 139 páginas): http://nytz.files.wordpress.com/2012/02/la-consciencia-y-lo-absoluto.pdf

Inculcar advaita a los niños parece ser una duda que surge a veces, porque he leído alguna pregunta parecida con algún otro maestro y la respuesta era más o menos coincidente, aconsejando que en general suele ser mejor dejar que los niños crezcan en paz a su ritmo, sin meterles ideas en la cabeza que les hagan dudar del mundo antes de estar preparados para ello (lo cual podría producir confusión o depresión, o consecuencias imprevisibles). Lo más sensato es ocuparse uno de sí mismo antes de pretender guiar a otros que no lo han pedido. Y enseñar a los niños o a quien sea con el ejemplo, no inculcándoles ideas que no han pedido.

En el libro titulado «Las preguntas más comunes en torno a Un Curso de Milagros», escrito por Kenneth y Gloria Wapnick (él y su esposa, maestros de Un Curso de Milagros) y la pregunta número 63 dice:

63) ¿Debe enseñarse Un Curso de Milagros a los niños?

Respuesta: A la misma Helen le gustaba decir acerca de Un Curso de Milagros: "Finalmente hay un camino espiritual para los intelectuales". Nos parece que la única manera en que se les puede enseñar el Curso a los niños es que sus padres, maestros, etc., lo vivan. Como sabemos, los niños tienen sobre sus tiernos hombros la carga de aprender una vasta cantidad de información relacionada con el darse abasto con las demandas físicas, psicológicas y sociales en un mundo de multiplicidad. Tratar de enseñarles que éste es un mundo de ilusiones y de sueños —hecho todo como un ataque a Dios— es no sólo confundir este aprendizaje, sino confundirlos en torno a cómo relacionarse con el mundo. Por lo tanto, el deseo de tener una versión del Curso para niños es no captar el verdadero sentido del Curso. Lo que hace a Un Curso de Milagros lo que es, es la integración de sus enseñanzas de perdón con su metafísica no-dualista. Sin ese fundamento ya no se tiene Un Curso de Milagros.

Para estar seguros, siempre es útil enseñarles a los niños con palabras y hechos que Dios es un Creador amoroso Quien no castiga a Sus criaturas. Y hay muchas espiritualidades que enseñan esto y que son perfectamente adaptables a los niños. Un Curso de Milagros, por el contrario, no puede adaptarse así sin que pierda su esencia. Sin embargo, aquellas figuras adultas que se relacionan con los niños y que son estudiantes del Curso pueden ayudarlos a deshacer su sistema de pensamiento del ego que concluye con la premisa de que Dios los castigará debido a sus pecados. Puesto que los padres y otras figuras de autoridad son las inevitables figuras en el sueño que simbolizan a Dios, éstos tienen la capacidad de reforzar o el sistema de pensamiento de culpa y castigo del ego o el sistema de pensamiento del Espíritu Santo el cual corrige los errores por medio del perdón.

En fin, que estos consejos concuerdan con el proverbio que dice más o menos así: «Antes de pretender cambiar el mundo, cámbiate a ti mismo». Y matizaríamos añadiendo: y más que cambiar, de lo que se trata es de despertar a lo que realmente eres (por lo tanto es un "cambio" de punto de vista, de actitud, simplemente un «darse cuenta»). Y una vez despierto, verás claro si hay alguien o no que necesite ayuda, y en ese caso qué tipo de ayuda podría parecer necesitar y si existe alguien o algo que pueda proporcionarla.

Está muy bien todo lo que salga de la buena intención, aunque las buenas intenciones por sí mismas pueden ser muy ciegas a veces, cuando caemos en la tentación de mirar afuera para guiar a otros antes de habernos prestado atención a uno mismo. En cuanto a los niños, paciencia con ellos, que todo tiene su ritmo. Bastante tenemos cada uno con uno mismo jejeje

¡Saludos!
*

8 comentarios:

  1. Gracias, Toni, es genial esta entrada. Me parece muy interesante el punto de vista de UCDM, que nos insta a no alentar las formas que refuercen el ego y a usar el perdón y la creencia de un Dios Benéfico, como herramientas imprescindibles.

    El respeto por el camino que cada uno hacemos en la vida, vale tanto para niños como para adultos.

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado esta entrada, me parece una recopilación muy interesante. Precisamente soy profesora e impartimos valores humanos a niños, no tratando de inculcar más y más información, sino creando un espacio de auto-indagación, con juegos,armonización, cuentos, teatro, canciones y demás, para extraer por sí mismos el tesoro de los valores innatos. Pero, siempre me pregunto precisamente si sería bueno enseñar no-dualidad a los niños, dotarles de herramientas desde muy jóvenes, y esta entrada me ayuda a reflexionar bastante. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Buenísima entrada Toni. Como dice el Curso:

    Tienes que cambiar de mentalidad, no de comportamiento, y eso es cuestión de que estés dispuesto a hacerlo. (T.2.VI.3.4)

    Y:

    No trates, por lo tanto, de cambiar el mundo, sino elige más bien cambiar de mentalidad acerca de él. (T.21.IN.1.7)

    Es normal tener ganas de ayudar a los demás, supongo que al fin y al cabo es el deseo de ayudarte a ti mismo, pero como bien dices también puede tener sus consecuencias "negativas".

    ¡Un abrazo!

    ResponderEliminar
  4. Hola,

    gracias por sacar el tema :)
    Me encanta, aunque "sufro" aún con ello (y eso que no tengo hijos, uf).

    Con la venia de tus "fans" :), quisiera comentar dos cosas:

    Tenemos el tema de la comunicación, de querer comunicar con/desde el corazón… y claro, de sentir que se dicen mentiras… o se manipula… si se apoyan mucho ciertas versiones escolares… uf qué dilema, qué lío.

    Por ejemplo:

    pongamos unos padres que vean con algo de sufrimiento que se les enseña a sus hijos (quizá indirectamente) versiones de la religión que sea… la de turno en el país que sea…… y que son padres que sin embargo "querrían" introducir algo más explícito y simple… viniendo del no-dualismo;

    claro, pues inevitablemente la percepción de estos padres hará que no se conformen fácilmente con la transmisión vibracional o "por contenido"… entre sus hijos y ellos… (y más aún quizá pensando en que sus hijos parecen estar creándose justo ahora su propia percepción…, en un mundo tan poco "democrático" en realidad…, en cuanto a temas "espirituales"… como a veces parece "ser" este…).

    ¡Aunque claro, esto les servirá para perdonar infinitamente la percepción de su "campo social"!

    ¿Por qué?

    [sigo]

    ResponderEliminar
  5. …pues porque verán qué "cruel" parece ser el mundo del ego… que les ha obligado a entregar "el alma de sus hijos", jajaja, constantemente, jajaja, al colegio de turno, a la sociedad de turno con sus aparentes "profundas implicaciones"… a los compañeros de sus hijos… y en general a este campo de opciones por defecto manipuladas y manipulantes que es el ego… etc.

    Claro, tenemos aquello de que no necesaria ni rápidamente hay por qué intentar cambiar el mundo (que la paz interior es tan importante y demás)… y que si acaso ese contenido de: "el mundo es más bien nuestro propio sueño"… quizá los padres lo irán "enseñando" como decís, "con el ejemplo"… tranquilamente.

    Pero me pregunto eso: a quién no se le escaparía… y una vez que los niños ya son algo mayores… obviamente… el contarles eso que parece ser el sencillo núcleo de las tradiciones espirituales… esas que coincidirían según parece —y ello dicho por "estudiosos" normales, no de UCDM :)—… que coincidirían bastante… en este tema tan simple del sueño, la conciencia y el universo… (y sea o no que se diga a la vez claramente, como se hace en ucdm… que la "motivación psicológica" de haber "fabricado" el universo tiene que ver con el ataque-sufrimiento… etc.)…

    Imagino que muchos niños resonarían con eso "no-dualista"…, pues quizá sea un poco "lo que han venido a buscar" aquí…, si es cierto que el propósito real del universo es despertar… y las "almas" vamos aparentemente bajando a propósito a cegarnos, una y otra vez… a no enterarnos de ná sobre nuestra verdadera naturaleza "no-individual"… y a repetir así la función de perdonar cada vez de formas a ser posibles más "amplias" (evaluado esto, claro está, por el E.S. en nosotros… aunque puedan ser formas siempre "muy disimuladas" :) ).

    [sigo…]

    ResponderEliminar
  6. Y entonces otra cosa con permiso :) :

    teniendo en mente que de hecho los niños están en cierto sentido "cambiando de mentalidad" constantemente sobre el mundo… por estar aparentemente "formándosela"… entonces es quizá curioso pensar cómo esta pregunta —sobre "enseñar dualidad"— tocaría con la pregunta de… ¿deben enseñarse "herramientas críticas" a los niños quizá no muy pequeños pero tampoco muy grandes :) para ver cómo leches se les está enseñando a enfrentarse con la dualidad en este mundo de locos?

    ¿Debe enseñarse a aceptar todo así porque sí? ¿Eso si acaso lo aprenderán solos… que no son tontos?

    Es el tema que más chirría en esto seguramente a mucha gente que indirectamente conozca de esto o guste de estos temas.

    De hecho quizá las formas de rebeldía son indirectas (y aprovechadas directamente por el sistema económico (videojuegos, etc.))… precisamente por no hablar a los niños de tú a tú sobre esto…

    A mí ya no me chirría esto…, pero veo que hace ya bastante tiempo me hubiera chirriado mucho… aunque ni me lo planteaba cuando no conocía las implicaciones profundas de "lo espiritual".

    De todas maneras, ahora no me veo en "situación educativa" directa… así que… na.

    Ya sabéis quizá a lo que me refiero… que es a cuando uno está interesado "en política" en el "lado alternativo"… y demás cosas así… pues ahí en cierto modo se tematiza el cambio de percepción sobre el mundo…, es decir, ya se está hablando de eso algo —aunque sea normalmente de forma indirecta—… se habla de "la percepción" y sus cambios…, es decir, es como si se estuviera hablando de "milagros"… pero claro, en el mundo del ego, cuando analizamos…, siempre es para creernos que tenemos el control… que el mundo necesita los cambios que ideamos… etc. Y es difícil fluir… el ego interfiere con el dejarse llevar por la realidad de los cambios de percepción (que en buena lógica llevarían a uniones entre la gente con el simple propósito de la paz… pero que en cualquier mundo, incluido alternativo, al interferir el ego siempre todo se convierte en circos de egos para demostrar su radicalidad…, su gran aparato de lectura…, etc. etc. (vamos, en todos lados, mujeres y hombres, siempre están un poco en lo mismo: en "a ver quién la tiene más gorda")).

    Es terriblemente complejo el mundo del ego :)
    Aunque es tan simple desde fuera del campo de batalla… :)

    Bueno, así que a fluir tocan…, claro…, qué fácil decirlo… y luego cómo joroba practicar UCDM… jajaja……

    …a fluir… y ya el "campo del E.S." nos tomará y les tomará a los padres por banda…… y total, para que lo que digan o hagan sea "lo mejor para todos"… en esas situaciones donde nos vemos siempre de cierto modo como "atrapados" ya (y ya sea en "colectivos alternativos"…, en colegios normales…, en asociaciones "x"… o individualmente…, da igual).


    paz y amor (y perdón por lo extenso)

    ResponderEliminar
  7. Gracias por vuestros comentarios. Todas las situaciones se van resolviendo espontáneamente sobre la marcha. Se podría decir que nuestra "tarea" no es un "hacer", sino un comprender que nos lleve a no "interferir" con el ritmo armónico y bondadoso de la vida, o sea: si no empujamos a ningún ser, no nos sentiremos empujados. No hay reglas, simplemente sentido común: no empujo a nadie y no me sentiré empujado.

    Si nos abrimos al Silencio, si nos abrimos silenciosamente a la Inspiración del Momento (donde todo es Amor), todas las situaciones se irán resolviendo espontáneamente de manera serena y gozosa (¿quién se abre? Ese es el "misterio", pero la apertura al Silencio sucede). Si desaparece nuestro "yo", todo sucederá por sí solo. Si nos aferramos a nuestro "yo" (¿quién se aferraría?) que desea controlar y dirigir los resultados, entonces parecerá haber esfuerzo, tensiones y líos con los resultados (porque si nos identificamos con la ilusoria personalidad tendremos preferencia por un resultado en lugar de otro y querremos forzar las cosas, en lugar de confiar en que todo va bien guiado por la Vida).

    No hay que hacer nada. Ni siquiera pensar, ni dejar de pensar, ni dejar de "actuar". Simplemente ser. Amar. Y dejar que todo se equilibre por sí mismo, incluidas nuestras presuntas "acciones". No hay regla para esto. La amorosa confianza en que todo va bien, guiado todo por la Vida, permite que el ansia de control se desvanezca y suceda lo que tenga que suceder, gozosa y apaciblemente. Y más allá de los símbolos/sucesos/espejismos/reflejos, al abrir el Corazón, sucede el darse cuenta de que lo único que es, y es permanente, es la amorosa paz sin fin del Indescriptible Ser.

    Un abrazo a tod@s.

    ResponderEliminar
  8. ya ves Toni, eso siempre :), esas "bonitas" palabras siempre;

    paz y amor

    ResponderEliminar