miércoles, 1 de febrero de 2012

Un chiste llamado «maya»

*
Lo siguiente lo escribí ayer a un amigo por mail. Contiene estos temas (y otros intermezclados):

1) ¿Cómo parece surgir lo imposible que no ha surgido? (Otra manera más de comentar sobre maya -lo irreal- en palabras) ☼

2) ¿Es práctico perdonar también las "apariencias buenas"? ☼

3) ¿Usaría un iluminado el término "iluminado" para referirse a sí mismo? ☼

((Nota: aunque esto es la copia de un mail en el contexto de una conversación en la onda de Un Curso de Milagros, el lenguaje es bastante entendible, y la metáfora sobre la proyección (maya) puede gustar a los aficionados al advaita en general. Si las explicaciones concretas sobre aspectos del Perdón "UCDM" no se entendieran, hay la posibilidad de recurrir al siguiente post como base y contexto de la conversación: http://jugandoalegremente.blogspot.com/2010/06/sintesis-del-perdon-sobre-el-perdon.html (algunas explicaciones a continuación, dan por hecho el contexto de aquel antiguo post de la «Síntesis del Perdón»)).

Doy las gracias al amigo (Marc) que inspiró este mail (y a todos, pues todos somos inspiración para todos, como el Amigo que somos), pues sin sus atinados comentarios y los temas sacados, no podrían haber surgido estas pinceladas ni el rato agradable que he pasado pintándolas. ¡Es una tarea compartida!

Como introducción, este mismo amigo seleccionó este fragmento de un mail anterior:

No hay nada separado de ti. No hay nada separado de tu propio ser. Tienes en tu mano perdonar todo aquello que detectes como aparente (limitado). Los demás Aspectos del Ser también pueden estar lidiando con sus propias proyecciones (o no), pero eso no es asunto nuestro hasta que no hayamos deshecho completamente las nuestras, y después de eso quizás veamos que tampoco hay nada ahí jejeje. Por lo tanto, el enfoque más beneficioso es ocuparte de ti mismo, sanando (perdonando) todo aquello que veas como irreal, pues al sanarte tú estás contribuyendo a la Sanación Global, pues todos estamos unidos y compartimos una misma mente. Puedes entregarle al Espíritu Santo toda apariencia que aparezca en tu campo de consciencia. Así retornas a la paz, y conforme "los demás" también entregan sus proyecciones reconocen también la paz que es nuestro Ser.

Tu ayuda a otros sólo será claramente dirigida cuando hayas deshecho todas tus proyecciones, y veas sólo lo que el Espíritu Santo ve, y seas una extensión de Él, proveyendo la ayuda oportuna. Mientras tanto, la mejor ayuda que puedes dar a otros es perdonar todo (en "ti" y en "otros") y tener una actitud abierta, de compartir amorosamente, en paz.



Bueno, lo que sigue es la copia del mail que mencioné, en principio sin modificaciones excepto que detecte alguna errata. Aquí va:

Sí que está muy bien eso de hablar de "Nivel 1, Nivel 2", pues es un recurso pedagógico muy útil y es natural sentirse cómodo con el nivel 2, más humano, a ras de tierra. De hecho, casi todo lo que necesitamos saber para aplicar el Perdón, es nivel 2: a) detectar los símbolos, reconocerlos como irreales, entonces no tienen valor y b) los soltamos, los descartamos dejándolos en manos del Espíritu Santo (luego suceden cosas también en el nivel 1: c) El Espíritu Santo hace en el nivel 1 las correciones que haya que hacer jejeje, así de fácil).

El Cielo o Absoluto está más allá de los niveles 1 y 2, aunque quizás podemos referirnos ocasionalmente al Cielo como nivel 1 (por ser el fundamento) en conversaciones ocasionales. Pero estrictamente hablando, podemos hablar de dos niveles, 1 y 2, en donde (en ambos) se requiere corrección. El nivel 1 es más metafísico, global (mental, donde hay gran miedo y culpabilidad, aparentes pero intensos, sentidos por lo que podemos llamar el Ego Colectivo, un Ego de una sola pieza). Este "Ego colectivo" o "Ego global", es el que origina la proyección o nivel 2, con la finalidad de diluir esa gran sensación de miedo y culpabilidad, y así sentirlo más suavemente, dividiéndose a sí mismo en incontables trocitos o egos. Esto es muy resumidamente. De todos modos nosotros a lo nuestro: perdonar símbolos, y que el Espíritu Santo se ocupe del resto, a saber: del Ego colectivo (nivel 1) así como de las "consecuencias" de nuestro perdón en los diversos escenarios del nivel 2.

Es cierto que hay muchos caminos. Todos conducen a darnos cuenta de que ya estamos en Casa. Tal como mencionas (de La Desaparición del Universo), el despertar ya se produjo (también se menciona esto en UCDM). Todo el escenario pertenece al pasado (o sea, es irreal). Es como repasar una película ya rodada: todo ha sucedido ya.

Y nada te impide seguir repasando la película tranquilamente, sintiéndote a salvo conforme comprendes quién eres. Nadie te impide, tampoco, dejar esta reproducción y girar tu atención a la Realidad, aunque esto se hace cuando uno ya se ha "hartado" o "disfrutado" de todo lo que quería sopesar en la proyección. La proyección no es mala, simplemente es irreal. No es algo sólido, no es real. Es, como si dijéramos, la imaginación del Hijo de Dios. El Hijo de Dios es libre de sopesarlo todo, libre de curiosearlo todo, incluso lo "absurdo", pues nadie le prohíbe nada, es el Niño Mimado de la Creación jejeje... Entonces, aunque la Realidad es lo único real y lo único que puede satisfacer, aún así el "travieso" Niño de Dios pudo plantearse la travesura: «¿Y cómo sería que todo estuviera patas abajo?»; «¿Cómo sería no ser Yo?»; «¿Cómo podría ser el estar separado de mi Padre, separado de la Creación, separado de mi propio Ser?». Y claro, siguió explorando esta idea. Pero como se trata de un absurdo, pues es imposible separar lo inseparable, es imposible partir lo que es invulnerable e inmutable, de modo que al ser todo eso absurdo jamás fue ni es posible hacerlo realidad. Pero lo que sí pudo el Hijo de Dios es imaginar cómo sería eso. Y bien, ¿adivinas qué es este "multiverso" de proyecciones? Pues es simplemente eso: esa imaginación que se le ocurrió explorar al Hijo de Dios, o sea, lo que nosotros mismos (el Hijo de Dios) quisimos imaginar. En cierto modo, es una clase de "Historia Divina", o un "Juego", o un "Antídoto". Este escenario de proyecciones imaginadas son la parte de la Mente de Dios donde está claramente explicado y comprendido por qué es imposible la separación y por qué es imposible la infelicidad. Cualquier Aspecto del Ser que "alguna vez" sintió curiosidad por como podría ser un mundo contrario al Amor, pudo saciar su curiosidad mediante esta "fabricación", producto de la Imaginación del Ser. Aquí se "explica" todo este tema. Al imaginarlo y "reproducirlo" como apariencias (como una película ya rodada; todo esto es, digamos, el "pasado"), queda clarísimo que no puede existir nada opuesto al Ser (que es Amor). Dejarás este "repaso", el cual es un repaso mental o imaginario, cuando comprendas claramente que esto no es posible ni lo podrías desear (y de hecho ya no lo desees). Una vez que dejes este escenario imaginado (el multiverso de proyecciones) será porque has comprendido sobradamente este asunto y por lo tanto tu curiosidad de Niño Mimado Divino, habrá sido saciada y por eso podemos decir que es como si te hubieses vacunado contra eso, porque ya nunca más se te ocurrirá repetir semejante "travesura". Ni tampoco se te volverá a ocurrir nada opuesto al Amor, porque en este "Multiverso o Escenario imaginado" están contenidas todas las variedades imaginables de oposición al Ser. Porque, de hecho, sólo es imaginable una sola manera contraria al Ser, y esa manera es exactamente lo que aparenta ser opuesto a la Verdad (por eso parece separación, deterioro, accidentes, cambios, muertes, etc). Sólo hay una Verdad, la cual es Unión, y esta Verdad no tiene opuesto, y sólo es imaginable un aparente opuesto, llamémosle la no-Verdad (y la no-Verdad es lo aparentemente contrario de la Unión, por lo tanto es separación, es fragmentación, y en esas infinitas fragmentaciones imaginarias están incluidas todas las variedades posibles de imaginar lo contrario a la Verdad). Todo lo que se pueda imaginar que no sea Amor, está ya imaginado en este ilusorio Multiverso (el cual es más amplio de lo que la mente humana puede concebir, por ejemplo en la Proyección "Principal" hay diferentes líneas de tiempo con sus correspondientes pasados "paralelos", presentes "paralelos" y futuros "paralelos", además el tiempo se concibe simultáneamente, en una proyección de infinitos universos unos dentro de otros o separados de otros, mezclados y separados de incontables maneras, etc; este Multiverso o Proyección Principal, es también ilusorio: contiene al resto de las proyecciones). Una vez comprendido (perdonado), ya no se necesita nunca más. El Hijo de Dios fue así "vacunado", quedando a salvo de semejantes pesadillas/travesuras imaginadas. Si por curiosidad se quiere repasar una vez tal absurdo, pues genial, se repasa y basta. Es como un chiste divino. Es el Chiste del Absurdo, que el Hijo de Dios le contó a su Padre. Y un chiste así, con contarlo una vez basta, porque más veces aburriría, sobre todo teniendo en cuenta las lágrimas derramadas por tal chiste, habiendo la dichosa alternativa de disfrutar de la infinidad de "variedades inmutables" eternamente sabrosas del Cielo o Creación (la Real).

Pero bueno, el Niño Mimado de Dios quería contar su "Gran Chiste", derramó unas lágrimas que en seguida se convirtieron en lágrimas de risa al comprender el chiste, y siguió con su Realidad Sonriente, como siempre ha sido, era y es: sereno, a salvo, inmutable y deliciosamente hermoso en su Ser.

Todo eso ya pasó. Perdonar es la manera de decir Sí a despertar. Es dejar de lado el chiste y volver al verdadero disfrute celestial, volver la atención a Lo Real.

Lo que dices de los sueños (los sueños de dormir en la cama esta vez jejeje) está bien, puedes así abrirte a dejarlos en manos del Espíritu Santo, y los sueños que recuerdes te serán útiles: o bien te traen algún mensaje inspirador, o bien te traen la oportunidad para perdonar si surgen molestias o pesadillas, perdonándolas cuando despiertes. Por otro lado, conforme en la vigilia estableces el perdón como un hábito, esa actitud calará también en los sueños y se extenderá abarcándolo todo. Ocúpate de tu parte en la vigilia, y el resto sucederá por sí solo.

Otro tema. Lo de perdonar las "apariencias buenas" tiene sentido si tomamos el significado profundo del Perdón, pues al fin y al cabo son apariencias. Pero unos comentarios sobre este tema:

1) Generalmente se llama "buenas" a las apariencias de placer. Pero apegarse al placer (del cuerpo) nos limita tanto como creer en el dolor. Un Curso de Milagros dice:

El cuerpo es el personaje central en el sueño del mundo. Sin él no hay sueño, ni él existe sin el sueño en el que actúa como si fuese una persona digna de ser vista y creída. Ocupa el lugar central de cada sueño en el que se narra la historia de cómo fue concebido por otros cuerpos, cómo vino al mundo externo al cuerpo, cómo vive por un corto tiempo hasta que muere, para luego convertirse en polvo junto con otros cuerpos que, al igual que él, también mueren. En el breve lapso de vida que se le ha concedido busca otros cuerpos para que sean sus amigos o sus enemigos. Su seguridad es su mayor preocupación; su comodidad, la ley por la que se rige. Trata de buscar placer y de evitar todo lo que le pueda ocasionar dolor. Pero por encima de todo, trata de enseñarse a sí mismo que sus dolores y placeres son dos cosas diferentes, y que es posible distinguir entre ellos.

UCDM, Texto, Cáp. 27, sección VIII, párrafo 1

2) Sin embargo, en la práctica es suficiente con perdonar todo aquello que nos moleste. Cuando el perdón se establezca como un hábito constante, surgirá sólo con pocas palabras o sin palabras, sanándolo todo espontáneamente. Conforme adelgaza el velo, es más fácil consultar con el Espíritu: la guía interna nos susurrará lo indicado en cada etapa del despertar. En un momento dado, cosas que antes no nos incomodaban, de repente se convierten en un "peso", entonces el perdonarlas se convierte en un gozo.

3) Finalmente todas las apariencias son "perdonadas", puesto que son apariencias. El "mundo final" o "sueño feliz", es un mundo perdonado, donde el perdón toma la forma de agradecimiento. Tras ese perdón/agradecimiento (la palabra no importa), incluso el sueño feliz acaba disolviéndose en una Sonrisa, y entonces surge la Gracia, el Cielo, lo cual al ser indescritible sólo se pueden decir vaguedades como por ejemplo: "Dios es", o "Gozo eternamente inmutable", etc.

4) No importa el nombre del proceso, podemos llamarlo Perdón, Agradecimiento, etc, pero incluye los siguientes 3 pasos: Primer paso: Reconocer que no sabes nada por tu cuenta (separadamente), así abrirte al discernimiento que provee el Espíritu Santo. De la mano del Espíritu Santo, disciernes lo irreal (reconoces lo falso como falso), de alguna manera intuyes o reflexionas intuitivamente que ese "algo" que te molesta o preocupa es irreal, y así conoces intuitivamente su nulo valor. Segundo paso: Al reconocer su nulo valor, no te costará entregarle al Espíritu Santo la decisión con la que proyectaste esa apariencia. Esa decisión normalmente puede estar fuera de tu campo consciente, pero ves el símbolo proyectado y entregas la decisión en favor de la separación/culpabilidad/miedo que ha apoyado tal proyección. El Espíritu Santo sabe encontrar, dentro de tu inconsciente (nivel 1 que mencionábamos en la parte de arriba de este mail) la decisión involucrada con el símbolo que te ha molestado. Tercer paso: Este paso ya no te corresponde a ti, es una Gracia: el Espíritu Santo resuelve el resto (hace las correcciones pertinentes en el nivel 1, así como en el nivel 2 provee el ritmo y las correcciones en las proyecciones, acordes con la nueva situación, midiendo serenamente cómo conviene que suceda todo, con vistas al Despertar Global y teniendo en cuenta todos los detalles de todas las épocas, mundos, líneas de tiempo, etc).

5) Puedes tener dudas de si algo deberías entregárselo al Espíritu Santo o no, pero ante la duda, ¿por que no entregarlo? Por eso no hay problema en perdonar las "buenas apariencias", aunque conscientemente no te molesten, si sientes la más mínima duda. Además nunca perderás nada, sólo puedes ganar. Porque lo que entregas a la Luz, sólo puede mejorar, nunca empeorar (en sentido profundo). Podría "purificarse", eso sí. Por ejemplo entregas tu relación con tu pareja al Espíritu Santo, aunque vaya todo genial, y si el Espíritu Santo detecta puntos sombreados que se puedan iluminar, los iluminará y las sombras desaparecerán, incluso antes de aparecer como proyección "dando la lata". Además, al entregar algo al Espíritu Santo, Él velará siempre para aprovechar cada resquicio y oportunidad para el beneficio de todos, cosa que por ti mismo (separadamente) jamás podrías planear ni afrontar.

6) Ten en cuenta que cuando perdonas algo, el beneficio es para todos y, de la mano del Espíritu como vas, produces beneficios más allá de lo que la mente separada puede atisbar: se producen correcciones y alivios en diversas épocas, sanándose líneas futuras del tiempo, e incluso del pasado y los presentes paralelos, aunque esto a la mente limitada le parece rarísimo jejeje. De modo que, por decirlo así: al salvarte tú, salvas al mundo. No hay nada separado de ti, ni puedes tomar decisiones que te afecten solamente a ti. Cuando perdonas, estás pues bendiciendo a la Totalidad. Y cuando cualquier Aspecto del Hijo de Dios bendice o perdona, el beneficio llega también a ti. Estamos unidos, somos un mismo Ser de felicidad; ¡descubrámoslo juntos, recordando la Verdad de nuestro Ser! :-)

Último tema. Lo que dices de que los iluminados no suelen usar ese término (iluminado). Es raro que un iluminado diga: "¡¡¡Sooooyyy un iluminadoooooooo!!!", pero no hay reglas para detectar al iluminado tratando de medirle o juzgarle desde fuera. Con el iluminado sucede lo que sea mejor, y si el Espíritu tiene que decirle a alguien "estoy iluminado", se lo dirá con toda serenidad. Además a veces depende más del traductor que del propio hablador, cuando se traduce a otras lenguas. Pero por lo general, el iluminado no suele decir de sí mismo que lo es, excepto que a alguien le convenga escucharlo, ya que él no necesita presumir de nada debido a que soltó la creencia en un ser separado. Si lo dice, lo dirá con toda humildad porque no hay un "yo-separado" exhibiendo nada, sino un mensaje que comparte la Totalidad a alguien abierto a escuchar y que le sea beneficioso ese tipo concreto de mensaje. Pero raras veces es oportuno algo así, por varios motivos, por ejemplo el apego a las palabras, o también especialmente el peligro de exagerar todavía más la "sensación de separación". El Ser no es de individuos separados, es el Ser de todos, es Luz, y todos "usamos" (somos) este mismo Ser. Compartamos el Amor en la unión que somos y veamos entonces si queda alguien a quien decirle si somos iluminados o no jejeje

Si alguien afirma estar iluminado, eso no garantiza que sea así (pero tampoco garantiza lo contrario, pues podría ser); pero, lo esté o no, se le debe el mismo respeto y amor que a todos, pues sigue tratándose de un mensaje que alguien te estaría compartiendo con todo su amor (aunque esté semi-dormido/semi-engañado). Idea: Tomemos el Amor y olvidemos las palabras jejeje

Las palabras "iluminación", "despertar", "despierto", "iluminado", "realizado", etc, son meras palabras. Dejemos las palabras en paz y vivamos la vida. Ocupémosnos de nosotros mismos, perdonando/agradeciendo todo, discirniendo lo irreal y descartándolo por su nulo valor, y entonces todo lo que veamos será amor e iluminación, sin duda alguna.

Podemos hacernos la pregunta: «¿Por qué quiero saberlo? ¿Por qué insisto en meter mis santas narices en los asuntos de los demás?» (con estas preguntas retornamos la atención hacia uno mismo). Quizás una parte de nosotros diga: «Sí tengo buenos motivos, porque si alguien está iluminado escucharé atentamente lo que dice y leeré sus libros, etc, y si no lo está dejaré de perder el tiempo con tal persona». Esta actitud aunque tiene una parte válida, contiene también un craso error: estamos despreciando a un hermano, separándonos de él y fortaleciendo así nuestra creencia en la separación; además de eso, estaremos olvidando que todos aprendemos de todos, por lo que nadie es despreciable, y de hecho nadie aparece en nuestra vida por casualidad, ¡nunca! Como decía Nisargadatta (en uno de los fragmentos de Yo Soy Eso, que copié al blog), más o menos decía que no hay que dudar del Gurú (le habían preguntado por el problema de los gurús falsos), porque lo que importa es uno mismo: un discípulo sincero logrará despertar, incluso si su gurú está fingiendo ser gurú. Lo que importa es el discípulo, ya que si es muy sincero, lo que necesite surgirá y brotará hacia él.

La Gracia nos acompaña y rodea por todas partes. Esto es así para todos.

¡Saludos!
*

7 comentarios:

  1. Primero me ha gustado el cruce de entradas entre vosotros, hoy he llegado a esta entrada a través del bloc de Marc. Gracias entonces a los dos.

    Con estos temas siempre me pierdo en la práctica. Pongo un ejemplo práctico pues para discernir mis dudas:

    - supongamos que hoy he tenido a mi hijo en la tele un buen rato para que estuviese entretenido. Así he podido hacer X. Esta es una situación en la que me siento mal reconozco la culpa, me siento culpable porque pienso que he obrado mal con mi hijo pues estoy perjudicando su desarrollo. Bien.

    Reconozco la culpa y perdono, en este caso me perdono a mí misma. Entonces cada día repito la misma acción y cada día me perdono igual.

    Es una manera de disculpar los errores y además incentivar a que no se solucione nada. Este es el principal argumento que plantean los detractores de UCDM.

    ResponderEliminar
  2. Hola Raquel. Dos aspectos relacionados con lo que mencionas:

    1) La repetición: es natural que algunos símbolos parezcan repetirse y así los perdonemos una y otra vez mientras queden conceptos erróneos por disolver. Copio una explicación de otro post:

    «A veces puede parecer que estás perdonando lo mismo una y otra vez. Perdonas a las personas con las que trabajas. Después vuelves al día siguiente y siguen estando allí. Pero, aunque parezca que estás perdonando lo mismo, eso también es una ilusión. Lo que está ocurriendo en realidad es que está saliendo más culpa inconsciente a la superficie de tu mente, y continuar perdonando es una oportunidad de soltarla y liberarse de ella». (De un libro de Gary Renard).

    También:

    «La repetición es importante no sólo a la hora de aprender estas ideas, sino a la hora de practicar el perdón». (De un libro de Gary Renard).

    Ambas citas tomadas de este post:

    http://jugandoalegremente.blogspot.com/2010/06/algunos-comentarios-sobre-el-tema-del.html

    2) Que el Perdón sea bien practicado, es algo que depende del estudio y de la práctica. Conforme se practica se comprende muchísimo mejor, y se aplica muchísimo mejor.

    Al final del camino, se desvela todo claramente: no hay mundo, no hay televisiones, no hay un hijo "mal guiado" que vea demasiado la televisión, no hay problemas, no hay culpabilidad. Pero para llegar plenamente a esto, hay que tener paciencia. No se nos exige practicar el Perdón con precisión desde el principio, sino estar dispuestos a aprender. Y eso es fácil, porque basta con una pequeña dosis de buena voluntad: basta con aplicar lo mucho o poco que hayamos comprendido hasta el momento, y el resto irá comprendiéndose mediante la práctica y la reflexión. Uno perdona lo irreal, y se abre al Espíritu Santo. Es importante estar abiertos al Espíritu, porque si nos conviene algún consejo inspirador que acompañe la práctica, nos lo da.

    Comprendemos -> Aplicamos lo comprendido

    Comprendemos un poquito mejor -> Aplicamos un poquito mejor

    Finalmente, no existen los destractores de UCDM, ni tampoco sus defensores. Sólo existe el Ser, el cual es Amor, y nada más es :-)

    ResponderEliminar
  3. Gracias Toni por tu reflexión sobre la mía, lo cierto es que la moral heredada de la cultura es uno de los velos más difícil de descorrer. La práctica diaria es la que te permite llegar al espíritu, así ante la disyuntiva dejo o no le dejo ver la tele, vuelvo la mirada a mi interior y la vida acontece. Quizás no ven la tele tanto como espero, quizás una visita, quizás...

    ResponderEliminar
  4. Agrego esta cita, que viene a decir lo mismo a cerca de las acciones o decisiones "externas":

    "El propósito verdadero o primario de tu vida no se puede encontrar en el nivel exterior. No tiene que ver con lo que haces, sino con lo que eres, es decir, con tu estado de conciencia.

    La acción, aunque es necesaria, es solo un factor secundario en la manifestación de nuestra realidad exterior. El factor primario en la creación es la conciencia. Por muy activos que seamos, por mucho que nos esforcemos, nuestro estado de conciencia crea nuestro mundo y, si nada cambia en ese nivel interior, da lo mismo cuánta acción apliquemos. No haremos más que recrear versiones modificadas del mismo mundo, una y otra vez, un mundo que es un reflejo exterior del ego.

    Cuando has percibido un atisbo de conciencia o de Presencia, lo sabes de primera mano. Ya no es solo un concepto que está en tu mente. Entonces puedes tomar la decisión consciente de estar presente en lugar de abandonarte al pensamiento inútil. Puedes invitar a la Presencia a tu vida, es decir, crear espacio. Con la gracia del despertar viene la responsabilidad. Puedes intentar seguir como si nada hubiera ocurrido, o puedes apreciar su importancia y reconocer la emergencia de la conciencia como lo más importante que puede ocurrirte. Abrirte a la conciencia emergente y traer su luz a este mundo se convierte entonces en el propósito primario de tu vida." E. Tolle

    Y.

    ResponderEliminar
  5. Gracias Raquel, y gracias Y.

    Pues sí, volver la mirada al interior es la llave del despertar. Ramana Maharshi lo decía así (o lo tradujeron así jejeje): La mente vuelta hacia adentro. (La mente hacia afuera es la actitud de proyectar los escenarios ilusorios; la mente hacia adentro es reencontrarnos con Lo Real, con el Ser, con la Felicidad no-dual).

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
  6. Hola Raquel, hola Y, gracias a ambos y también a Toni.

    Raquel, la duda que planteas es algo que yo también me he preguntado muchas veces. Creo que no hay nada más por añadir, Toni e Y han dicho en mi opinión todo lo que se podría decir al respecto.

    Ante todo perdonar (lo hagas al instante, un poco después o años más tarde inclusive, lo importante es soltar), y luego actúas en el nivel de la forma, con una actitud de paz y serenidad donde no hay lugar para la negatividad.

    Abrazos para todos!!

    ResponderEliminar
  7. hola,

    el tema de los hijos parece "el más peliagudo".

    Podríais contar o enlazar más experiencias, si os placiera… Raquel y demás gentes mundiales.

    No sé cómo se las apañará uno para seguir teniendo vida propia y para perdonarse sus propias "necesidades"… pues lo de los niños parece que requiere en general "poner límites" sí o sí…, y esto no nos debe gustar mucho por defecto… pues en "la forma" debe parecernos siempre, esto de los límites… lo contrario al amor… y no es así, claro…

    Las preguntas prototípicas que nos haríamos, demasiado generales…:

    ¿Cómo poner límites amorosamente sin sentirse culpable?

    ¿Cómo "aceptarse" uno en las propias necesidades "personales"… quizá… cuando sea necesario… y sin sentirse culpable en la convivencia con "niños locos bajitos" que están desplegando su "ego intacto", el que viene a confirmarse sin mucho tacto en este mundo-infierno de la separación… que está aquí para poder adorar cuerpos e identidades durante supongo que largos años de "desperece del espíritu"?



    pis and lof

    ResponderEliminar