miércoles, 3 de febrero de 2010

Sungazing o mirar al Sol: el Espejo Mágico de la Consciencia

*
En este blog he hablado del Sungazing en diferentes ocasiones, por ejemplo en este post: Síntesis del Sungazing. Mirar al Sol es algo maravilloso. El Sol es un Espejo Mágico de la Consciencia: refleja Lo Que Somos, refleja lo mejor de nosotros, la Divinidad.

Dentro del conjunto de los objetos visibles al ojo humano, el Sol es el más próximo a Dios: a la Unidad Divina.

El Sungazing me parece un camino muy interesante para muchas personas. Un camino para ganar Claridad y descubrir el SER. Pero ni el camino ni sus resultados los elige el "ego". El "ego" no elige nada, sino que es la Vida (la Unidad) la que elige. El "ego" por sí mismo no es nada. No está separado de la Vida. Lo Real es la Vida. Y el despertar, sea a través del camino que sea, sólo sucede cuando lo produce la Vida.

Ni el Sol ni ningún otro camino nos va a convertir en Lo Que Somos. Ya Somos Lo Que Somos. El Sol (o el camino que la Vida decida recorrer a través de nosotros) sí nos puede ayudar, en cambio, a descubrir Lo Que Ya Somos. Es el Espejo Mágico que nos indica Lo Que Somos y que tiene el potencial de activar potenciales inactivos.

Sin embargo, aunque mirar al Sol sea algo maravilloso, nuestra relación con Él ha de ser abierta, no cerrada.

Llamo relación abierta a las relaciones naturales, ya sean por amor, simpatía, sintonía de onda, libertad, equilibrio, etc.

Llamo relación cerrada cuando entra en juego la obsesión, la dependencia, el capricho o el "ego".

Un ejemplo de relación abierta sería la que una persona puede tener con una camiseta que le gusta, le hace sentirse bien y por lo tanto cuando quiere se la pone y la disfruta. Esa persona sigue sintiéndose bien cuando no lleva la camiseta, ya que la fuente del bienestar no es la camiseta misma, sino la energía "interior" de la persona.

Un ejemplo de relación cerrada sería si la persona del caso anterior, se sintiera mal cuando no lleva la camiseta: sintiera que le falta algo, que necesita la camiseta para sentirse bien. Otro ejemplo: tener un talismán y sentirse mal cuando el talismán ha quedado olvidado en casa o se pierde.

Con el Sol podemos llevar una relación abierta (natural, amorosa y libre) o una relación cerrada (obsesiva, dependiente). El Sol nos refleja Lo Que Somos, de manera que nos estimula a despertarnos. Pero Lo Que Somos lo Somos siempre, tanto cuando está el Sol a la vista como cuando no lo está: de día y de noche, con nubes y sin ellas.

Una vez que hemos comprendido Lo Que Somos, no necesitamos que nadie (ni siquiera el Sol) nos lo siga recordando. Y si seguimos coincidiendo con el Sol es por Amor (relación abierta), por Amistad, Libremente, y no por obsesión ni por sentirnos incompletos.

Del mismo modo que una persona es quien es tanto cuando se mira al espejo como cuando no hay espejo a mano, sucede también que el SER es Lo Que Es en cada uno de nosotros, estemos ante el Espejo del Sol o no.

El sungazer se dará cuenta de que todo fluye como tiene que suceder. Disfruta del Sol de una manera abierta y libre: en Amor (enamorado jeje). Y el día que surge nublado no se siente incompleto por la aparente ausencia del Sol. Porque en su fuero interno, sabe que el Sol y él mismo son UNO, el Sol vibra día y noche en su Corazón, en cada célula y partícula de su ser.

Soy Lo Que Soy. La Vida infinita. Siempre.

La Vida-Unidad es la que hace y deshace. Es la que elige. Y lo hace con profunda Armonía. Todo procede del SER-UNO y sucede como tiene que ser (nada ocurre al azar). Si surgen días nublados, eso es como tiene que ser. Es perfecto así. Si surgen tensiones en las relaciones personales, es como es. Si recibimos un regalo inesperado, eso es como eso es. Si hay personas que sienten la llamada a practicar el Sungazing, y otras personas sienten la llamada a recorrer otros caminos, eso es genial: es como es. Los resultados del camino que la Vida ha elegido para nosotros, son los que son. Nada sucede al azar: todo es un Regalo Divino del UNO.

La Vida es simple. Tan simple como mirar al Sol; o como respirar; o como sentir.

Y, desde siempre y para siempre, Somos Lo Que Somos.

YO SOY lo Divino fluyendo aquí...
*

2 comentarios:

  1. genial Mago, sabes llevo 3 minutos de Sungazing y no tengo prisa ni pienso demasiado en los posibles resultados, cuando miro al Sol disfruto, realmente me beneficia al instante y me pasa un poco así como a ti que cuando lo veo siento una sinergia amorosa por lo hermoso que es... nuestro Astro Rey. Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Así es, Gesus: relacionarse con el Sol sin expectativas es algo puro y bello. Vibrando en el Momento, en esta tranquilidad que se siente. El Sol, ya sea cuando se le mira o en los baños de Sol, ayuda a vibrar con el Ahora, nos "saca" del espacio/tiempo y se hace factible sentir el éxtasis eterno que somos: el Amor y Paz del UNO.

    El Sungazing es una de las formas que tiene la Vida de "soltar" el apego al espacio/tiempo y relajarse en el Ahora, en el Momento eterno. También se puede vibrar con el Ahora de cualquier otra forma que la vida proponga: al beber un vaso de agua, al respirar, al sentir o recordar cualquier cosa, al tumbarnos, al caminar, cuando nos quedamos ensimismados, etc etc etc

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar